Ventajas y desventajas de dejar propinas

ventajas y desventajas

Ventajas y desventajas de dar propinas - La práctica de la propina se introdujo desde Europa y ha sido objeto de una fuerte oposición e incluso se ha prohibido en algunos estados. Esto puede ser una sorpresa para muchos. La propina se ha convertido en una parte integral del modelo de remuneración en el sector de servicios de Estados Unidos y está arraigada en la cultura estadounidense.

En Europa y Asia, en cambio, los empleados reciben un salario digno y las propinas son menos habituales, aunque no inesperadas.

Sin embargo, cada enfoque tiene sus ventajas e inconvenientes.

Índice
  1. Ventajas de poder dejar propinas
  2. Argumentos en contra la propina
  3. Propinas de países
  4. La necesidad de asesoramiento en las propinas
  5. Conclusión: La propina ha llegado para quedarse

Ventajas de poder dejar propinas

La propina es una costumbre muy arraigada en Norteamérica, pero no siempre fue así. Los estadounidenses ricos empezaron a dar propinas en la década de 1860, y la mayoría de los comensales se opusieron firmemente, por considerarlo condescendiente y clasista. Por ejemplo, en 1897, el New York Times describió la propina como "el vicio de los vicios", y Mark Twain añadió que "la pagamos sabiendo que el impuesto es injusto y exorbitante". Además, la propina se abolió en seis estados de EE.UU. en 1915, pero se restableció poco después.

Los tiempos han cambiado y la propina es ahora una norma social y económica establecida. Sólo en la industria alimentaria estadounidense, las propinas suponen 47.000 millones de dólares al año y una gran parte de los salarios de los empleados de la hostelería (lo que tiene sentido si se tiene en cuenta que el salario mínimo de los empleados con propina es de 2,13 dólares).

Argumentos en contra la propina

El argumento más convincente contra las propinas es que fomentan la desigualdad y contribuyen a los prejuicios de edad, raza y género, así como a las importantes disparidades salariales. Incorporar las propinas directamente a los precios eliminaría estos problemas y garantizaría unos salarios justos y predecibles para todos.

Como señala el artículo del New York Times, las rubias jóvenes reciben más propinas que las morenas de más edad. Por otro lado, las propinas pueden dar lugar a un comportamiento sexista entre los clientes masculinos con dinero y las camareras. Del mismo modo, cuando se trata de compartir viajes, los usuarios de Uber dan un 12% más de propina a las conductoras que a los conductores. Además, los camareros afroamericanos y latinos dejan bastante menos propina que sus homólogos caucásicos.

Al mismo tiempo, las propinas también crean una importante brecha salarial en el propio sector de la hostelería. El personal de cara al cliente gana mucho más que el personal de cara al cliente (cocina y lavavajillas).

¿Cuál es la diferencia? Según Danny Meyer, un conocido restaurador neoyorquino, los empleados que reciben propinas ganan 2,4 veces más que el personal de sala no remunerado.

Tal disparidad no sólo afecta a estos últimos económicamente, sino que también crea un grave resentimiento y malos sentimientos, lo que sin duda conduce a un aumento de la rotación. Además, muchos estados de EE.UU. no permiten que se reúnan las propinas y se distribuyan entre los empleados de la oficina, lo que agrava aún más el desequilibrio salarial.

Propinas de países

Propinas en America del sur, America del norte, Oceania, Europa, Asia y algunas noticias relacionadas con propinas.

La necesidad de asesoramiento en las propinas

Sin embargo, las propinas tienen aspectos positivos. Por ejemplo, un sistema de propinas anima al personal a esforzarse más para ofrecer un servicio excelente. Algunos estudios han demostrado que en los restaurantes en los que se han suprimido las propinas, la calidad del servicio ha disminuido. Otro beneficio para los propietarios de restaurantes es que los camareros son más propensos a vender artículos más caros y a aumentar la cuenta final, lo que a su vez incrementa las propinas.

Del mismo modo, la alternativa a las propinas, los llamados precios con "servicio incluido", presenta sus propios retos. El reto más evidente es el "choque de precios". La gente se ha acostumbrado a ver un menú de bajo precio y añadir una propina, en lugar de un menú de alto precio que incluya una propina. Así que si el precio final que pagan es el mismo, pero el precio del menú es más alto, perderán clientes por razones distintas a esta percepción.

Conclusión: La propina ha llegado para quedarse

Las propinas existen desde hace mucho tiempo y no van a desaparecer pronto, por mucho que la industria lo intente. Incluso Danny Meyer, defensor a ultranza de los precios de la hostelería, que cambió su restaurante a este modelo en 2015, recientemente, como muchos otros restaurantes,… volvió a un modelo basado en las puntas.

Lo que es bueno en teoría no siempre parece funcionar en la práctica, y parece que todavía estamos muy lejos del punto de inflexión, si es que lo hay.

Busca entradas relacionadas de propinas en otros paises

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir